Papas Bravas

Pubicado el : 10/09/2019 08:59:32
Categorias : Nuestras recetas

Continuamos viajando por España y hoy, en Tu Trébol, aterrizamos en la capital española, Madrid. Epicentro de toda actividad, Madrid no solo tiene monumentos y gran cantidad de gente, también tiene una cocina tradicional muy deliciosa. Hoy, aprenderemos a hacer un plato muy sencillo pero que viene ideal para picar con un refresco o cerveza en mano para relajarnos de la fatiga diaria.

 

Avisamos que la receta que les vamos a enseñar no es la definitiva, ya que hay muchas maneras de hacer la salsa brava y ninguna está considerada como la oficial. ¡Esta es una alternativa de tantas que hay!

 

EL ORIGEN

 

Lo cierto es que no se sabe de dónde proceden pero Ángel Muro ya dijo en su libro de cocina, El Practicón (1893) que: “... cualquier salsa, cualquier aliño, conocidos o por conocer, convienen a las patatas, […] incluso con sebo y con azafrán, que es como las gastan los pobres de Madrid”.

 

Pero realmente esa afirmación no nos clarifica si las patatas bravas, pertenecen a ese año o alrededores.

ELABORACIÓN

1.- En una cazuela, ponemos a calentar a fuego medio un chorrito de aceite. Cuando esté caliente, añadimos los dientes de ajo y la cebolla bien picados. Salpimentamos y removemos hasta que se haya ablandado la cebolla un poco. Unos 10 minutos

2.- Pasado el tiempo añadimos el pimentón picante y removemos durante unos 5 segundos. Si te gustan aún más picantes, puedes añadir además una guindilla de cayena, o un poco de tabasco. Después añadimos el chorrito de vinagre y volvemos a remover otros 20 segundos más. Hecho esto, vamos a introducir el tomate frito, volvemos a mezclar y dejamos cocinar 5 minutos más

3.- Es el turno de añadir la harina. Este ingrediente dará cuerpo a nuestra salsa brava. Mezclamos nuevamente todo y dejamos cocinar, siempre a fuego moderado, unos tres minutos, para tostar la harina y quitarle el sabor a crudo.

4.- Con todo esto ya cocinado, añadimos el caldo que, puede ser de pollo o de jamón. Si no tienes, puedes utilizar pastilla de caldo y agua o, solamente agua aunque, el sabor no va a ser el mismo. Volvemos a mezclar todos los ingredientes y después, trituramos la salsa. Debe quedar más bien líquida pero, con cierto cuerpo. Si te ha quedado muy gruesa, añade un poco más de caldo (intenta no echar mucho antes de triturar, para poder corregir después)

5.- Pelamos las papas y las cortamos en trozos grandes. Las patatas bravas suelen servirse en trozos grandes. Las freímos en abundante aceite unos 10 minutos, hasta que queden bien doradas y crujientes.

6.- Una vez cocinadas, las retiramos y las colocamos sobre papel absorbente. Les echamos una pizca de sal y pasados un par de minutos las emplatamos, echamos encima unas cucharadas de nuestra salsa brava y ¡Ya están listas!

 

Compartir este contenido