FABADA ASTURIANA

Pubicado el : 08/07/2019 13:01:22
Categorias : Nuestras recetas

En Tu Trébol, seguimos recorriéndonos la geografía española repasando la gastronomía típica de cada lugar, y que hace tan rico nuestro país. Hoy te enseñamos cómo hacer una típica fabada asturiana, pero primero, vamos a ver sus orígenes.

EL ORIGEN

El consumo de las “fabes” se remonta por el siglo XII, en el que es seguro que se plantaban y consumían. Es una receta con un origen humilde, pues así lo podemos ver por sus ingredientes. En cuanto a su nacimiento, cuentan que fue por el siglo XIII aunque no se puede afirmar con exactitud. Sin embargo, y como dato curioso, aunque por los ingredientes podamos creer que es un plato puramente rural, lo cierto es que se cree que este plato nació en las ciudades.

ELABORACIÓN:

1.- La noche anterior comenzaremos dejando las judías en remojo en un recipiente grande.

2.- Al día siguiente echamos las judías en una olla de fondo grueso, añadiremos los dientes de ajo, la cebolla entera pelada, el aceite de oliva y la hoja de laurel.

3.- Cubriremos con agua mineral hasta dos dedos por encima de nuestras judías, dejando que lleguen a la ebullición y cortando la cocción con un chorro de agua fría. Esto es lo que se dice “asustar les fabes”, operación que repetiréis a lo largo de la cocción otras dos veces más.

4.- Mientras, en otra olla pequeña, darle un hervor por separado a la carne, esto hace que sobre todo la morcilla suelte parte de su grasa y no nos quede con tanta al final la fabada.

5.- Luego, añadiremos toda la carne a la olla donde se cuecen las judías una vez que las hayamos “asustado”.

6.- Seguir cociendo a fuego medio-bajo durante tres horas aproximadamente, desespumando si es necesario y observando que no se quede seca, en el caso de ser así, vamos añadiéndole pequeñas cantidades de agua caliente, bien sola o bien de la olla donde en un principio habíamos escaldado las carnes, acordándonos otras dos veces de “asustar” la fabada con agua fría a lo largo del tiempo de cocción.

7.- Justo cuando las fabes ya están cocidas y ha pasado el tiempo, comprobar la sal y añadirle la que necesite, dejando cocer la fabada unos minutos para que la sal se incorpore. No echarla al principio sino en este momento.

8.- A la hora de servirla separar la carne en trozos a una fuente. Si queremos, podemos retirar la cebolla y los dientes de ajo, o bien si preferimos el caldo más espeso podemos triturar parte de ella con un poco del líquido y añadirla de nuevo a la fabada.

No dudes en compartir en nuestro facebook, si te animas hacer las recetas o recomendaciones nutricionales, que hemos posteado en nuestro blog, con el hashtag #TuTrebolRecetas... ¡Esperamos tus fotos!

¡Además, no olvides que todos los productos de los que hablamos en nuestro blog, están disponibles en nuestro hipermercado online!

Compartir este contenido